Tips para cocinar a la sal

Cocinar a la sal es una técnica milenaria de la zona del mediterráneo, donde se encuentran las salinas marinas. Esta técnica hace que elaboremos alimentos saludables, conservando todos sus nutrientes y potenciando su sabor. Es habitual cocinar pescados grandes (dorada, lubina, rodaballo), pero también se usa este método para carnes (lomo de cerdo y vacuno), aves (pollo, capón, pintada) y verduras (remolacha cruda, apio, nabo, patatas o hinojo).

Gracias a la costra de sal, estos productos se cuecen dentro del horno en su propio jugo, por lo que su textura es fabulosa, por no hablar de su sabor a mar. ¿Esto significa que saben a sal? Pues no, no resultan salados, ya que absorben la sal justa. El resto de sal sobrante absorbe todas las grasas, haciendo que los platos sean realmente sanos. Además, la presentación de estos platos resulta muy atractiva y acorde a la procedencia del animal.

 

 

 

Plancha de sal

Los bloques de sal del Himalaya se usan como planchas para asar alimentos y tienen la capacidad de propagar el calor de manera uniforme y a la vez aportar un punto de sal justo a los alimentos cocinados con ellas.

 

 

 

Salazón

Cuando la sal húmeda entra en contacto con el alimento, comienza un proceso de ósmosis por el cual la humedad del alimento  tiende a salir y la salinidad de la mezcla exterior tiende a infiltrarse por los músculos.

 

 

 

Sal viva

Así se crea un producto que podía alcanzar una temperatura de 135 grados, a base de agua de sal, con la que poder cocinar. Técnica de ángel leon.

 

 

 

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email