Masa madre: El fermento saludable

Son muchas las ventajas saludables del pan elaborado con masa madre. Además, de este tipo de fermento obtenemos un pan de aspecto rústico “handmade” con una miga más elástica y esponjosa con corteza crujiente. Los panes elaborados con masa madre desprenden un aroma natural a trigo, y su sabor resulta delicado con suaves notas ácidas. Su conservación es mayor, llegando a aguantar hasta una semana. A medida que sube el toque de acidez, aumenta su capacidad por permanecer fresco.

 

Pero, ¿qué beneficios aporta este tipo de pan a su usuario?

Su valor nutricional es superior al de cualquier otro pan elaborado con levadura, ya que resulta mucho más digestivo. En el proceso de fermentación de la masa madre es donde encontramos el secreto de sus beneficios, las bacterias se nutren de almidones que a su vez se convierten en maltosa. Esta transformación es la que facilita el trabajo intestinal. Su calidad proteica y capacidad antioxidante aumentan, y los niveles de glucosa en sangre disminuyen tras su ingesta. Debido a su largo proceso de fermentación (8 horas apróx.), el pan rompe la proteína del gluten facilitando su consumo a celíacos. Con lo cual, su consumo sólo aumenta beneficios para nuestro metabolismo.

 

Métodos para su elaboración

Para realizar una buena masa madre natural hay varios métodos: se puede preparar a partir de yogurt y harina; o a partir de agua mineral macerada como mínimo 10 días con frutas secas como pasas, ciruelas y harina.

Comparte:
Share on facebook
Share on twitter
Share on email